Enfoque

  • Imprimir

 

Imagen: woodleywonderworks' photostream

 

La Terapia Familiar Sistémica, es una de las muchas disciplinas terapéuticas utilizadas por los psicólogos; se fundamenta en el estudio de los sistemas, entendidos éstos como el conjunto de elementos que están en constante interacción y que forman un todo; donde alguna de sus partes, si falla o cambia, cambia todo.

 

Por ejemplo: los piñones de un reloj mecánico, conforman un sistema orientado a medir el tiempo, pero si algunos de sus componentes falla, todo el sistema falla. Así mismo, dentro del sistema familiar, encontramos subsistemas conformados por las estructuras que se establecen, entre personas dentro del marco de sus relaciones, como son la conyugal (pareja), parental (padres e hijos) y fraternal (hermanos).

 

La Terapia Familiar Sistémica, surge como alternativa a los modelos tradicionales que analizan a la persona de manera aislada, buscando patologías, anormalidades, o defectos. El modelo sistémico analiza la situación problemática, estudiando a la familia como un sistema, y haciéndola participe del proceso; buscando de ésta manera, identificar los comportamientos, pautas y actitudes que generan situaciones de sufrimiento, malestar o inconformidad entre sus miembros; es por ésta razón que la terapia está hecha a la medida de cada grupo familiar y de sus necesidades particulares.